10 cosas que te pasarán en Nueva York

Esta semana he hecho un post en colaboración con los chicos de A Nueva York, Quim y Angie, que escriben un blog fantástico sobre la ciudad con un montón de consejos y recomendaciones. Hemos hecho una lista de las 10 cosas que creemos que le pasan a todo el mundo cuando se visita por primera vez la Gran Manzana, fifty-fifty, escrito a 6 manos. Os dejo aquí mi lista, y debajo, el enlace para leer el artículo completo.

1. Verás la comida más grasienta del mundo

Desde donuts de spaguetti hasta Oreos fritas. Sí, has oído bien. Prepárate para alucinar pepinillos con las invenciones culinarias ultracalóricas de Nueva York. Puede que el motivo por el que la ciudad nunca duerma es que es incapaz de digerir tanta grasa.

 

2. Te perderás en el metro

Express train, local train, diferentes estaciones con el mismo nombre, averías, obras, apagones, y varios trenes parando en el mismo andén… Poner un pie en el metro por primera vez y sentirse paletudez es todo uno. No sufras, incluso para los residentes es inevitable perderse a veces.

3. Te volverás loco para pedir un café

¿Latte? ¿Capuccino? ¿Au lait? ¿Skim milk? Hot or cold? Unsweetened? WHAT?? Lo que normalmente tardarías un nanosegundo en decidir qué beber en tu pueblo aquí te llevará un largo proceso de toma de decisiones. Cómo si no tuviéramos bastante con decidir a dónde vamos (me refiero en la vida, no ese día en concreto).

Ah, y prepara los machacantes. El café tiene precio de sangre de unicornio. Eso sí, si lo pides te dibujan hasta la Capilla Sixtina con la espuma del café.

4. Te sentirás dentro de una película

“Un momento… ¡Yo ya he estado aquí!” La sempiterna sensación de déjà vu te acompañará durante todo tu viaje. Y es que probablemente ya has visitado ese rincón, pero desde el sofá de tu casa. Nueva York es la ciudad-decorado por excelencia. Anda ojo avizor, porque probablemente te topes con algún rodaje, y si le echas morro hasta podrás hacerte una foto con una estrella de Hollywood (a mí me pasó con Richard Gere, y sí, huele como los ángeles horneando galletas).

5. Y por supuesto, querrás volver

Y es que el que prueba repite. No conozco a nadie que se haya despedido de Nueva York sin decir “Volveré”.

Podéis leer el resto del artículo aquí.

Share on FacebookPin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *