Buscar casa en Nueva York

Si definimos los ejes físico cuánticos sobre los que se estructura Nueva york, no podemos dejar de nombrar el tiempo y el dinero (lo sé, lo menciono en cada entrada). Pero si vamos a lo concreto, los dos grandes problemas tangibles de esta ciudad, esas 2 fuentes inagotables de angustia, los verdaderos monarcas todopoderosos del reino Meexplotalacabeza, no son otros que la visa y el alojamiento.

Y digo todopoderosos, porque su presencia es sempiterna, incluso cuando no los sientes cerca. Pero ellos siempre están ahí, dominando tu vida, dominando tu conversación.

Ya que estoy en plena fase de buscar alojamiento hoy hablo de este tema.

En NY hay aforo completo. No caben más personas. Uno lo nota en la hora punta del metro, los domingos soleados en Central Park, en la infinita cola del Trader Joe’s. Incluso, los viernes por la tarde, a eso de las 7, si uno coge el metro puede experimentar una situación completamente ridícula: Hay tanta gente ahí abajo que se forman largas colas subterráneas para poder salir a la calle. Parece como si hubieran puesto un portero como en las discotecas, que dejara salir al exterior según entra gente en el metro.

Sólo hay 2 reguladores de superpoblación que impiden que esta ciudad se pete (sólo 2 en la era a.T. (antes de Trump)): 1. El horripilante frío que hace en invierno y 2. el precio de los alquileres.

Si eres un mortal de apié que no nada en la abundancia, como es mi caso, tendrás que enfrentarte a una terrible encrucijada:

La putada es que aquí, a diferencia de lo que sucede con las bifurcaciones que aparecen en las pelis de Disney, no sabes en qué lado estará el arcoiris y en cuál estará la tormenta. Es una muy difícil decisión. Os lo digo yo, que desde que llegué aquí he vivido en 4 casas.

Entonces, volviendo a los términos físico cuánticos tenemos una fórmula con 3 variables: Espacio, dinero y distancia del meollo.

La búsqueda se vuelve muy desmoralizadora, porque al final, si no quieres vivir debajo de la montaña rusa de Conney Island como hacía Woody Allen en Historias de la radio sabes que por menos de 1000 dólares es muy difícil encontrar una habitación decente en una zona céntrica. Y si lo encuentras, seguramente tenga truqui.

Os pongo un ejemplo: El otro día veo en un anuncio una habitación enorme, en Bushwick, off Morgan por 800 dólares, y corro a verla. Uff, me abre la puerta un chico diminuto (Gigi) que acaricia y habla con su perro (Simba), y me dice que pase a ver la casa. Pero aquello no era una casa. Aquello era un Flea Market, pero no uno de esos cuqui y vintage, si no uno de esos con pulgas de verdad. Me enseña el baño (arcada) y veo que el grifo está abierto. Le digo “Gigi, ¿por qué tenéis el grifo abierto?” Me contesta: “Ah, tenemos una pequeña fuga” El grifo a todo correr todo el día, y me dice una pequeña fuga.  Conclusión:

Me voy muy deprimida de chez Gigi porque claro, yo lo quiero todo: Quiero estar cerca de las zonas que me gustan, quiero tener una habitación decente, y no quiero pagar un pastizal. Y es en este punto en el que te das cuenta de que lo que buscas es imposible, así tendrás que renunciar a alguna de las 3 variables. Lo que hice (os lo recomiendo si estáis en las mismas) fue una lista de cosas que quería para mi futura casa y sin las que no quiero vivir. Algo así como cuando los niños de Mary Poppins le cantan a su padre los requisitos que quieren para una niñera, pero hablando de especulación inmobiliaria.

En lo que escribía el post, he encontrado piso. Y he de deciros que casi no cumple ni el 50% de los requisitos de mi carta. Pero en fin, os dejo los tips o consejos que apliqué en mi lista. Aunque luego paséis de ellos como he hecho yo, son muy útiles a la hora de buscar piso:

  1. Ten en cuenta cuál es el metro que más te interesa.
  2. Que la habitación esté amueblada. Aunque no lo diga el anuncio, hay muchas habitaciones que no tienen ni cama, así que pregunta antes de ir. Puedes ahorrarte varios viajes innecesarios.
  3. Que apetezca estar en la habitación.
  4. Tener un espacio para trabajar.
  5. Máximo 1000 dólares, gastos incluídos. Muchas veces dicen un precio para la habitación y cuando vas a cerrar el trato le suben el precio de las utilities.
  6. Que la entrada a pagar no fuera más de un mes de depósito más un mes renta. Hay veces que te piden salvajadas.
  7. Que no pidan mínimo de tiempo. Muy útil por si no estás muy seguro en el momento de alquilar.
  8. No más de 3 personas en el piso si sólo hay un cuarto de baño.

Y de propina, dos expresiones útiles que no sabía lo que significaban:

  1. Walk up: Edificio alto sin ascensor.
  2. 420 friendly: Que no te importa que los demás fumen marihuana.

Espero que os sirva de ayuda.

Share on FacebookPin on Pinterest

4 thoughts on “Buscar casa en Nueva York

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *