Hacer la compra en Nueva York

Decía Holly Golightly (pronúnciese Joli Galigai en la versión española) en Desayuno con diamantes que el único lugar en el que se sentía bien cuando sufría uno de sus temidos días rojos era Tiffany’s.

A esas horas yo creo que en ese vaso sólo puede haber vodka.

Si Truman Capote reescribiera la misma novela pero ambientada en nuestros días, no situaría a Holly en el escaparate de la famosa joyería, lo haría nada más y nada menos que en el escaparate de un supermercado, la versión high class del grocery store americano, el Tiffany’s de los ultramarinos: El Whole Foods. Porque las chicas ya no quieren joyas, las chicas quieren comprar orgánico.

En Nueva York hay 3 tipos de personas. Por sus bolsas los reconoceréis.

Los 2 primeros son los que en más estima tienen los neoyorkinos.

Whole Foods es la cadena de supermercados hipster por excelencia. Se distingue del resto de supermercados por vender productos naturales y orgánicos a precio de sangre de unicornio. Si haces tu compra diaria en el Whole Foods significa que te están yendo muy bien las cosas en Nueva York.

Y es que no te extrañe si entras en uno de sus establecimientos y de pronto experimentas el síndrome de Stendhal. Aquí todo es bonito: los bodegones de frutas y verduras, la panadería, la carnicería, los clientes y los dependientes. Las colas de espera parecen agradables paseos en barca por Central Park en Whole Foods. Escaparatistas profesionales combinan frutas y verduras con tal arte que consiguen que compres un montón de fruta que acabará pocha en tu nevera. Mirad:

Parece que en cualquier momento va a aparecer un dependiente dándote un cachete en la mano para que no arruines su obra de arte pimientesca.

Lo mejor del Whole Foods sin ninguna duda es el buffet: Tienen una zona con comida preparada de muchos tipos. Tu coges una caja de cartón y la llenas con esa deliciosas bondades que luego te cobran al peso. Y no os perdáis la bakery. Ya os he hablado de sus maravillosos muffins y scones aquí. Consejo: Los Whole Foods de Union Square y de Bryant Park tienen unas vistas increíbles. Si andáis por la zona, podéis comprar la comida allí y sentaros en el restaurante a disfrutar del paisaje.

Vista desde el Whole Foods de Union Square

Yo pertenezco al segundo grupo, al del Trade Joe’s, el hermano modesto y accesible del Whole Foods. Suelo ir los domingos, aprovechando que mis días rojos, producto de la resaca del sábado, coinciden con el día de tareas domésticas. Sin duda Trader Joe’s es el supermercado calidad/precio más barato de NY. Prueba de ello es la cantidad de gente que ves cargadísima con sus bolsas en los vagones del metro. También por el mismo motivo, uno ha de venir cargadito de paciencia, porque a veces las colas llegan hasta la esquina de la manzana (no es coña, he visto esto varias veces en el Trader Joe’s de la Tercera Avenida). Mirad:

De hecho, tienen gente contratada sólo para que sujeten unos carteles que rezan “La cola termina aquí”. El mejor trabajo del mundo: cerrar congas.

Y es que por una tercera parte que lo que te gastarías en Whole Foods encuentras la misma calidad en producos orgánicos de su propia marca. Por no hablar de la sección de congelados (ojito los dumplings y el arroz estilo japonés).

Voy a resumir este discernimiento ultramarinítico (toma ya) con una conversación tontona de borrachos que tuve el otro día con un chico en un bar:Quizás no lo hacen porque prefieren invertir ese valioso tiempo en hacer la cola del Trader Joe’s.

Share on FacebookPin on Pinterest

4 thoughts on “Hacer la compra en Nueva York

  1. ¡¡¡Muy divertido!!!

    La verdad es que como cuando yo voy a Nueva York es de vacaciones, me doy algún caprichito en Whole Foods. Solemos comprar en el de Columbus y llevarnos la comida a Central Park.

    Pero si viviera allí sin duda sería una chica Trader Joe’s …sólo soy hipster durante las vacaciones 😉

    1. Y bien que haces, Nuria. Yo cuando mis días rojos se tornan granate casi negro corro a desfogarme a la sección de mantequilla de cacahuete del Whole Foods.

      ¡Gracias por escribir!

  2. Hola Pat, gracias por tus consejos, en verdad me “achucho ” de pensar en todo eso que pintas porque no hablo el idioma y Sí viajo sola. Dime cómo contratar un guia. Saludos desde Mendoza, Argentina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *