The Sappy Hour

Llevaba mucho tiempo queriendo escribir un blog sobre Nueva York. Al principio no sabía cómo enforcarlo, si a través de mis experiencias personales en la ciudad o si hacer algo más práctico que sirva al visitante para conocer cosas que quería compartir. Pues van a ser las 2 cosas: He decidido que sea una guía práctica pero dramática salpicada por mi experiencia personal. 

Para mi Nueva York es la ciudad más alucinante del mundo, para lo bueno y para lo malo. De lo intensita que es, en menos de 24 horas puedes pasar por todos los estados de ánimo imaginables, incluso por algunos que ignorabas poder alcanzar en tu vida de Rocky Balboa.

He aquí mi pantonera de estados de ánimo para un día random en Nueva York. Estos se combinan aleatoriamente sin necesidad de estados intermedios.

Ya os digo, absolutamente aleatorio.

Así que tal cual cayó la palabra sappy en mi conocimiento, pensé que The sappy hour le venía que ni pintado a mis historias en la Gran manzana.

Si queréis saber algo más de mí podéis pinchar aquí o



Share on FacebookPin on Pinterest

4 thoughts on “The Sappy Hour

  1. Enhorabuena Patricia!, en palabras de AG: “tiene un buen lejos” este comienzo, y no dudo seguirá adelante igual de interesante cuando te vayas acercando más a él!
    Ha caído en mis manos por casualidad, pena no haberlo visto antes…, estuve allí hace un mes escaso…
    Espero te vaya todo fenomenal y exprimas la ciudad al máximo, que da para mucho…
    Paloma

    1. Ayh Palos, si vuelves a pasar por allí, porfa avísame.
      Un beso enorme, espero que todo te vaya fenomenal.

      Pd. Puede que la expresión “tiene un buen lejos” sea la tercera expreción más utilizada en mi día a día.

  2. Me ha encantado!! Te acabo de descubrir a través del último post de ‘A Nueva York’ y estoy devorando The Sappy Hour como si no hubiera un mañana.
    Aquí otra obsesa de New York, lo conocí en 2007 por primera vez, en unas vacaciones, volví allí ‘escapando’ de Madrid en 2009 y me quedé 6 meses, y el año pasado volví de nuevo de vacaciones a una ciudad que olía igual, sonaba igual, en definitiva, era igual que como la dejé en 2009 y a la vez era tan diferente…
    Tienes otra seguidora más desde ya, cualquier cosa de NY que caiga en mis manos la devoro hasta la saciedad!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *